Joan Mañé i Flaquer: una definició teatral dels balls parlats (1853)

Posted on 10 Desembre 2015

1


mañé

El 8 de setembre de 1853, el Diario de Barcelona publicava una crònica de la Festa Major de Torredembarra amb el títol “Fiesta popular”. Tenia forma literària de carta al director, estava datada a Torredembarra mateix dos dies abans, anava signada amb les inicials “J. M. y F.” i, de fet, seguia el relat i l’estil periodístic d’una crònica de la mateixa festa de santa Rosalia de l’any abans, publicada també al Diario, el popular Brusi(1) .

La crònica de 1853 començava amb un to brivant:

Muy señor mío y apreciable amigo: á dejarme llevar por las impresiones del momento daría comienzo á esta mi carta con el “arna virumque cano” del inmortal Virgilio; que bien son dignos de exaltación épica los rasgos de pujanza y heróico denuedo de que ha sido teatro esta villa durante los días 4 y 5.
Comprenderá V. fácilmente que hago referencia a los castells, á esta diversión propia y exclusiva del Campo de Tarragona, que es aquí como las corridas de toros en Andalucía, un verdadero arte tan admirable por lo difícil y arriesgado como el de Pepe Hillo y Montes.
V. lo sabe ya; tengo una verdadera pasión por esas costumbres características en que se ve reflejado todo un país; pero tampoco ignora V. que necesito verlas en armonía con cuanto los rodea, que no disuenen con las fisonomías, los trajes, las manera, el habla ni el génio de los habitantes, y que hasta el aire y la luz vengan á armonizar con el cuadro todo entero. Por esta razón me repugnan en Cataluña y me agradan en Andalucía las corridas de toros, expresión de la gracia, agilidad y desenvoltura propias de aquel país; por esta razón también gozo infinito aquí con el espectáculo de los castells, expresión de la fuerza y el sufrimiento, que son cualidades características de nuestros paisanos.

 

El que ens interessa, però, és el paràgraf següent:

 

En los pueblos de esta comarca, lejos de disminuir la afición á los castells, aumenta cada día, y con la afición progresa el arte de hacerlos, que debe también parte de sus adelantos al estímulo de la competencia. En las fiestas mayores de los pueblos -que son las que se celebran en honor de sus santos patronos- los castells formaban antes parte de la fiesta, pero ahora la constituyen casi exclusivamente en todo aquello que no son funciones religiosas.

V. sabe que en este país también se veían en tales fiestas multitud de balls, que son la representación de una especie de farsas ó misterios, composiciones sagradas ó profanas que nos recuerdan el origen de nuestro teatro. Pues bien; á pesar de la afición que había a las tales piezas, que la gente del pueblo representaba, con trajes más o menos apropiados, en las calles y en las procesiones, este año sólo hemos tenido el de diablos, porque según vengo diciendo los castells absorben toda la atención de vecinos y forasteros.
(…) La fama de los obsequios de estos habitantes tributan á su querida patrona Santa Rosalía de Palermo, y la anunciada lucha de dos collas (cuadrillas) de castellés atrajeron una afluencia extraordinaria de forasteros, que deben de haber quedado muy satisfechos de su viaje, pues que las funciones religiosas han sido dignas del fervor religioso de mis paisanos y las proezas de las collas ha superado las esperanzas de todos.

 

La crònica continua amb una pormenoritzada i extensa explicació de la diversa tipologia de castells del moment i de comentaris sobre la tècnica castellera, a més d’esmentar les construccions que es varen poder veure a Torredembarra aquell 1853. I acaba amb breus consideracions sobre la característica del seguici popular festiu del Camp de Tarragona:

En estos pueblos los castells escitan el mismo entusiasmo que las corridas de toros en otros puntos de España: hay personas que ni comen ni duermen para verlos, y que pasan el año disputando sobre lo que se ha hecho en las fiestas pasadas y lo que se hará en las próximas. Confieso que también soy uno de los que rinden tributo á esos hombres de hierro, mal alimentados casi todo el año, dando caídas espantosas y repetidas, sufriendo la presión casi continua de brazos hercúleos que parecen magullarlos, dando y recibiendo enormes porrazos, y á todo eso tan firmes, tan serenos al empezar como al concluir. (…)
La Torredembarra y las collas de Valls han aumentado su bien adquirido renombre en las últimas fiestas, lo cual hará que el año próximo sea mucho mayor la afluencia de forasteros, apesar de que en el presente formaban una masa compacta en las calles y tenían atestadas las casas particulares y las fondas. (…)
Felicito de corazón á mis paisanos por el brillo y atractivo que saben dar á sus fiestas y porque jamás en ellas se altera el órden; pero desearía que no relegaran al olvido al ball de valencians, el de pastorets, el de bastonets, y otros que eran un grande adorno de la fiesta y grato entretenimiento para los forasteros.

 

L’autor de la crònica -i de la de 1852, en conseqüència- és, sense cap mena de dubte, Joan Mañé i Flaquer (2), la personalitat més significativa de la premsa barcelonina de la segona meitat del segle XIX, el renovador del periodisme català vuitcentista. Mañé va saber i va voler trencar amb la tradició d’una premsa antiga, de gasetilles, avisos i simples notícies, i fer el salt a una de moderna, de cròniques, opinions i notícies més desenvolupades. I ho va fer, bàsicament, a partir del vell Diario de Barcelona, el diari dels Brusi fundat el 1792 i que va transformar, primer a partir de la seva decisiva influència com a col·laborador de prestigi -que va arrossegar tant la propietat del mitjà com els que hi treballaven- i després ja com a director, durant dècades, de 1865 fins a la seva mort, el 1901.

Mañé i Flaquer va néixer a Torredembarra, el 15 d’octubre de 1823, fill d’un petit industrial tarragoní que, acabada la Guerra del Francès, el 1814, se’n va anar a fer les Amèriques, a Argentina. De retorn al país, es casà i s’establí a Torredembarra, en una casa davant mateix de la rectoria de l’església de Sant Pere -a l’actual carrer Joan Güell, que du de l’Ajuntament (ara vell) al temple parroquial. Allí va néixer Joan, l’únic fill mascle del seu matrimoni.

Sobre Mañé i Flaquer s’han escrit molts llibres i articles i algunes tesis doctorals. Encara avui, però, la millor biografia és la que li va dedicar Joan Maragall (3), que el va conèixer molt de primera mà: el poeta va ser molts anys, no endebades, el seu secretari al Diario de Barcelona. Maragall ens hi ofereix un extens retrat, bàsicament centrat en els seus anys de periodista, però que també ens dibuixa alguns moments de la seva infantesa a Torredembarra:

De petit fou malaltís i entremaliat, posant-se en sos jocs, a cada punt, en perills que cercava a dretes pel plaer que li donaven, ocasionant grans espants i trastorns a la seva mare (…). Feu la creixença molt ràpida i era molt prim i delicat, però de gran vivor i els ulls com esperitats, de modo que entre sos petits companys i en tot lo poble era conegut per l’animeta .

 

El nen entremaliat i malaltís que vivia gairebé davant mateix de l’església i a tocar de l’Ajuntament va veure i viure les festes torrenques sense haver ni tan sols de moure’s de casa, i devia seguir el seu seguici amb la mateixa atenció, si més no, que el viuen els nens d’avui. Era la seva festa, la seva gent, els seus balls, els seus castells…

Arran de la guerra carlina de 1835, el pare, que era un milicià liberal convençut i militant, es refugià a Tarragona, on es traslladà a viure tota la família. Mañé i Flaquer tenia, doncs, uns 12 anys. I a Tarragona va créixer, va començar a formar-se i a ajudar el pare en el negoci familiar, el comerç de gra. I a Tarragona, també, va continuar vivint el seguici festiu i la consolidació, en el seu si, del nou fet casteller. Malgrat tot, però, Mañé i Flaquer no va deixar mai de sentir-se un torrenc, com es pot comprovar en les cròniques de 1852 i 1853.

Amb encara no 20 anys, el 1843 es va instal·lar a Barcelona, on va començar a col·laborar en diversos mitjans, entre els quals El Genio, la publicació impulsada per un altre jove il·lustre, Víctor Balaguer, i La Discusión, de Pau Piferrer, de qui fou alumne i amic. Pifarrer l’introduí com a professor de l’Instituto Barcelonés i, en poc temps, de la Universitat de Barcelona, per donar-hi classes de retòrica i literatura. Tot anava molt ràpid: el 1847 Mañé s’estrenava com a crític teatral al Diario de Barcelona, el 1850 guanyava la càtedra de llatí i castellà a la Universitat…

El 1852 i el 1853, doncs, quan escrivia les seves cròniques de la festa major de Torredembarra, Mañé i Flaquer no arribava als trenta anys, però ja era catedràtic d’universitat i un col·laborador assidu i prestigiós de la premsa barcelonina més influent, articulista i crític teatral del Diario i director durant un temps, fins i tot, de La Discusión. Exercia, a més, una notable influència sobre el propietari del Diario, Antoni Brusi i Ferrer, i començava a notar-s’hi la seva mà en l’evolució de l’estil periodístic del que s’hi publicava. També del seu vessant ideològic: un Mañé i Flaquer aleshores en trànsit del liberalisme al conservadorisme hi deixà anar el seu tarannà polític, especialment des de 1854, amb les conseqüències de diversos exilis obligats, a França i a Roma.

Retornem, però, a la crònica de 1853. Ja he dit que ens interessa especialment, i per aquesta afirmació:

V. sabe que en este país también se veían en tales fiestas multitud de balls, que son la representación de una especie de farsas ó misterios, composiciones sagradas ó profanas que nos recuerdan el origen de nuestro teatro.

 

Mañé i Flaquer hi efectua, malgrat la brevetat, quatre consideracions cabdals:

1. Manté la denominació estricta de “balls”
2. Els emparenta amb les “farses” i els “misteris”, però no els assimila
3. Distingeix entre balls “sagrats” i balls “profans”
4. I, el que em sembla, més cabdal: en remarca l’origen -i, per tant, l’adscripció- teatral

La seva definició és molt més diàfana que algunes de posteriors, fins i tot del segle XX, que o bé obvien -o menystenen- el nom tradicional o no la centren en l’àmbit teatral (4). De fet, les cròniques de Mañé i Flaquer de 1852 i 1853 al Diario de Barcelona són plenament modernes. En el camp casteller són fonamentals: són les dues primeres cròniques periodístiques que podem qualificar com a tals, les dues primeres d’autor conegut i -especialment la darrera- els primers tractats de nomenclatura i tipologia. Els balls hi són, podríem dir, col·laterals, com a component tradicionalment essencial d’un seguici popular en què s’hi començava a fer lloc preeminent el fet casteller.

Malgrat això, la seva clara definició dramatúrgica dels balls parlats és la primera que podem adduir des d’aquesta perspectiva que supera la simple descripció i la situa en un àmbit alhora festiu, popular, tradicional i teatral. I és molt anterior a les altres que anem trobant en la segona meitat del segle XIX: la d’Antoni de Bofarull (Costums que’s perden y recorts que fugen, 1880); Josep Pin i Soler («Intermezzo» a La família dels Garrigas, 1887); Josep Aladern (Costums típicas de la ciutat de Valls, 1895); Manuel Milà i Fontanals (Orígenes del Teatro Catalán, 1895); o Josep Yxart (Teatre català, 1896).

De les dues cròniques de Mañé, a més, en podem extreure dues altres conclusions:

l’extrema popularitat del seguici festiu al Camp de Tarragona i el Penedès -Torredembarra era a leshores la principal població de la cruïlla entre ambdós territoris-, que convertia les seves festes majors en un focus d’atracció de forasters, malgrat el que es podria pensar avui per les condicions de l’època -la línia de ferrocarril Tarragona-Martorell-Barcelona no és operativa fins a mitjans anys 60 del segle XIX.

els primers anys de la dècada dels 50 són l’inici de l’esplendor del fet casteller, una vitalitat que remou la travada organització interna del seguici popular i que la posa en qüestió. Malgrat això, a la segona meitat del segle, els balls parlats viuran un evident reviscolament. Així, tot i que Mañé es dol dels pocs balls de la festa major de Torredembarra de 1852 i 1853, tenim una pofusió de dades de la riquesa del seguici popular de la vila en els anys posteriors fins el tombant cap al segle XX (vegi’s Annex III). Serà en aquest moment que el model del seguici viurà una evident decadència : els castells aconseguiran de renéixer a partir de mitjans anys 20, però molts balls desapareixeran.

Les primeres cròniques castelleres conegudes i la primera definició clarament teatral dels balls parlats van ser escrites, doncs, per un autor que havia viscut la festa, que coneixia el seu seguici popular, que disposava de la solidesa d’un jove catedràtic d’universitat, que era un periodista i crític teatral reconegut i que estava immers en una operació conscient d’evolució cap a la modernitat de la manera i la intenció de fer cròniques de premsa.

Un personatge, Joan Mañé i Flaquer, que, amb el temps, va esdevenir una personalitat de primera magnitud, especialment a partir de la seva etapa més productiva i duradora, la de la direcció del Diario, que assumeix el 1865. Anà moderant les seves posicions ideològiques; centrà el seu catalanisme des de posicions burgeses i catòliques (explicitades al seu llibre El regionalismo, de 1887); donà ple suport a la causa foral basca (amb dos dels seus assaigs més reconeguts encara avui, La paz y los fueros, de 1876, i El oasis: viaje al país de los fueros (Provincias Vascongadas y Navarra), volums publicats entre 1876 i 1880)… Però, sobretot, convertí el Diario de Barcelona en una capçalera de referència i en un model del nou periodisme que ja s’havia afermat a Europa.

 

————

 

NOTES:

  1. Es tracta (vegis’ Annex I) d’una altra “carta al director”, sense títol i sense cap mena de signatura aquest cop, publicada al Diario de Barcelona del 8 de setembre de 1852 i datada a Torrredembarra el dia 5. El Diario era conegut popularment com a Brusi perquè aquest era el cognom de la nissaga dels seus propietaris.
  2. L’autoria no ha estat mai discutida. Per les inicials, evidentment, però també per les dades autobiogràfiques (parla de “mis paisanos” i, en un moment que no hem reproduït, de “mi pueblo natal”) i pel periòdic mateix.
  3. Va ser un dels últims treballs de Joan Maragall. El va datar el 24 de maig de 1911, mig any abans de la seva mort, i el va escriure amb motiu de la col·locació d’un retrat de Mañé i Flaquer en la Galeria de Catalans Il·lustres de l’Ajuntament de Barcelona. L’acte no es va dur a terme fins el 1912 i, per això, la lectura pública de l’extensa biografia al Saló de Cent ja no la va poder fer Maragall, sinó Eusebi Corominas, president de l’Associació de Premsa, que havia estat, a més, alcalde de Barcelona uns anys abans.
  4. Una primera aproximació a aquesta diversitat de definicions la podeu trobar a Pere ANGUERA i Josep BARGALLÓ (1986), «Religió, ideologia i literatura popular: els balls parlats al Camp de Tarragona». Més mostres a les actes del Primer Congrés sobre Balls Parlats : Montserrat PALAU i Magí SUNYER (ed) (1992), Els balls parlats a la Catalunya Nova (Teatre popular català). Si hi repassem les denominacions que utilitzen els estudiosos o literats -de la segona meitat del segle XIX i inicis del XX-, podem veure una evident diversitat i una predilecció per no utilitzar el nom popular: Bofarull, “quadros històrics”; Pin i Soler, “balls literaris”; Yxart, “danses populars”; Bové, “quadros històrics”; Capmany, “balls representatius”; Amades, “danses dramàtiques” i “balls de parlaments”…

 

BIBLIOGRAFIA:
ANGUERA, Pere; BARGALLÓ, Josep (1986): «Religió, ideologia i literatura popular: els balls parlats al Camp de Tarragona», Universitas Tarraconensis. Divisió de Geografia i Història, núm. VIII (1985-86), p. 99-110.
BARGALLÓ VALLS, Josep; GRAS, Rosalia (1988): La Festa Major de Torredembarra a la segona meitat del segle XIX. Torredembarra: Centre d’Estudis Sinibald de Mas.
BARGALLÓ VALLS, Josep; PALAU, Montserrat (2010): Bandolers, santes i criades. Quatre balls parlats de la Torredembarra vuitcentista. Els manuscrits Llorens-Cortasa. Torredembarra: Arxiu Municipal.
MARAGALL, Joan (1912): Obres Completes. Serie Catalana. Escrits en prosa II. Elogis. Discursos. Necrologies. Barcelona: Gustau Gili.
PALAU, Montserrat; SUNYER, Magí (ed) (1992): Els balls parlats a la Catalunya Nova (Teatre popular català). Tarragona: El Mèdol.

 

————

ANNEXOS:

I Diario de Barcelona, 8 de setembre de 1852 :

“Torredembarra 6 de Setiembre de 1853.- Sr. Director del “Diario de Barcelona”.- Muy señor mío:
Tengo el gusto de participar a V. que la fiesta mayor de esta villa ha estado este año sumamente animada, muy divertida y pacífica como siempre. El motivo de la mayor afluencia de este año es digno de ser conocido.
V. sabe que para las poblaciones de este Campo de Tarragona, los castells o torres son lo que para los andaluces las corridas de toros. Hay hombre que los sueña un año para otro, que habla doce meses de lo que serán y otros doce de lo que fueron; que en teniendo a la vista tal diversión, no hay poder humano que le distraiga de ella. También aquí tenemos nuestro Chiclana de los que se dedican a esta profesión: Valls hasta ahora ha sido el pueblo privilegiado, el semillero de esta clase de artistas. Pero lo más chocante es que los de Valls no pueden hacer un castell por entero, ni ningún otro pueblo puede logralo tampoco. La Riera, Tarragona, Torredembarra y algún otro pueblo prestan sus hombres hasta los terceros, como si dijéramos el primer cuerpo de la torre, y los de Valls concluyen. Sin estas circunstancias difícilmente se haría uno con toda perfección.
Es el caso que el año pasado se hizo en Tarragona lo castell de nou, considerado hasta entonces como imposible. Después se hizo en Valls, y en algún otro punto.
Como este pueblo goza la bién adquirida fama de no quedarse nunca atrás en estas cosas, pués sus naturales se distinguen en todo el Campo por su fuerza, agilidad, valor y constancia, todos esperaben maravillas en la fiesta mayor de este año; y efectivamente las hubo. Al arrojo de estos naturales se agregaba la competencia de dos collas de Valls que se estimulaban mutuamente y accedían a todo lo que se les proponía por atrevido que fueran.
No se contentaron ya con el “castillo de nueve limpio desde los segundos”, sinó que hicieron torres de ocho empezando por la cúspide, que es lo mas asombroso que se puede ver. Esto consiste en poner un chiquillo con un pié en cada espalda de dos hombres que están de frente cogidos por los brazos; levantar los tres y ponerles dos debajo; levantar los siete y pornerles otros dos debajo, y así sucesivamente, hasta que son trece los que se levantan para poner encima de los que forman la base. Hubo también castillos de cinco pilares y otros prodigios que jamás se habían visto.
La fama que goza este pueblo por los castells, fama nuevamente confirmada, y el reputado talento del predicador que hemos tenido, que es el reverendo P. Camps, de esa ciudad, han atraído una multitud de forasteros que no se había visto en ninguna de las fiestas anteriores. Por lo tanto, se ha festejado a nuestra querida patrona Santa Rosalía de una manera digna de sus altas virtudes.”

 

II Diario de Barcelona, 8 de setembre de 1853

FIESTA POPULAR
Torredembarra 6 de Setiembre de 1853.- Sr. Director del “Diario de Barcelona”.- Muy señor mío y apreciable amigo: á dejarme llevar por las impresiones del momento daría comienzo á esta mi carta con el “arna virumque cano” del inmortal Virgilio; que bien son dignos de exaltación épica los rasgos de pujanza y heróico denuedo de que ha sido teatro esta villa durante los días 4 y 5.
Comprenderá V. fácilmente que hago referencia a los castells, á esta diversión propia y exclusiva del Campo de Tarragona, que es aquí como las corridas de toros en Andalucía, un verdadero arte tan admirable por lo difícil y arriesgado como el de Pepe Hillo y Montes.
V. lo sabe ya; tengo una verdadera pasión por esas costumbres características en que se ve reflejado todo un país; pero tampoco ignora V. que necesito verlas en armonía con cuanto los rodea, que no disuenen con las fisonomías, los trajes, las manera, el habla ni el génio de los habitantes, y que hasta el aire y la luz vengan á armonizar con el cuadro todo entero. Por esta razón me repugnan en Cataluña y me agradan en Andalucía las corridas de toros, expresión de la gracia, agilidad y desenvoltura propias de aquel país; por esta razón también gozo infinito aquí con el espectáculo de los castells, expresión de la fuerza y el sufrimiento, que son cualidades características de nuestros paisanos.
En los pueblos de esta comarca, lejos de disminuir la afición á los castells, aumenta cada día, y con la afición progresa el arte de hacerlos, que debe también parte de sus adelantos al estímulo de la competencia. En las fiestas mayores de los pueblos -que son las que se celebran en honor de sus santos patronos- los castells formaban antes parte de la fiesta, pero ahora la constituyen casi exclusivamente en todo aquello que son funciones religiosas. V. sabe que en este país también se veían en tales fiestas multitud de balls, que son la representación de una especie de farsas ó misterios, composiciones sagradas ó profanas que nos recuerdan el origen de nuestro teatro. Pues bien; á pesar de la afición que había a las tales piezas, que la gente del pueblo representaba, con trajes más o menos apropiados, en las calles y en las procesiones, este año sólo hemos tenido el de diablos, porque según vengo diciendo los castells absorben toda la atención de vecinos y forasteros.
No extrañe a V. pues que, al hablarle de esta fiesta mayor me ocupe casi exclusivamente de los castells; no será porque este asunto sea de mi predilección, sino porque así lo exige la verdad del relato. La fama de los obsequios de estos habitantes tributan á su querida patrona Santa Rosalía de Palermo, y la anunciada lucha de dos collas (cuadrillas) de castellés atrajeron una afluencia extraordinaria de forasteros, que deben de haber quedado muy satisfechos de su viaje, pues que las funciones religiosas han sido dignas del fervor religioso de mis paisanos y las proezas de las collas ha superado las esperanzas de todos. Pero antes de entrar a referirlas, permítame V. que le dé una idea de lo que son los castells, cosa desconocida para los que no han viajado por este país en cierta época del año.
La traducción literal de la palabra castell es castillo, pero á lo que más se parece la cosa á que da nombre es á un campanario ó torre de iglesia, por lo cual algunos lo traducen con esta última palabra. No le doy yo esta traducción porque la torre es una especie del Género castell, según veremos después.
Consiste el castell en número de hombres puestos en pie uno en los hombres de los otros, como se ha visto hacer alguna vez en el teatro por gimnastas árabes. La palabra castell denota el género que está dividido en varias especies. Estas son:
Espadats ó pilá. Nombre que se dá al castell cuando no tiene por base más que un hombre. Los espadats de cinco hombres caminan en las procesiones y hasta suben escaleras si las encuentran al paso. Los de seis han logrado también andar y aún subir escaleras, por medio de apoyo á los pies del segundo. Este año se ha visto aquí el prodigioso fenómeno de andar catorce pasos los espadats de siete, con forros o puntales hasta los pies de los terceros. Es de advertit que antes del año pasado no se consiguió hacer los espadats de siete limpios y fijos.
Torre. Consiste en dos espadats puestos frente á frente y unidos con los brazos. La torre se había logrado hacer de 7 limpia, pero este año la hemos visto de 8 servan peus de tersos, esto es, sosteniendo con puntales los pies de los terceros.
Castell. Esta palabra sirve tambien para designar una especie, que es cuando el castell tiene tres hombres por base y el todo forma una pirámide triangular. Años atrás, no muchos, cuando se lograba hacer el castillo de ocho ya no se pedía más, y se daba por salvada la honra: ahora el castillo de ocho se considera como un juego, pues que el año pasado se hizo una vez el de nueve y este año se ha logrado hacerlo siempre que se ha intentado. El de nueve es una cosa asombrosa, pues se ven a los últimos hombres asomar por encima de los tejados. El de ocho se hace ya empezando por la cúspide, de manera que llega un punto en que se ha de levantar toda aquella enorme masa para colocarla encima de su base.
Este año se ha hecho, por segunda vez solamente, los cuatro pilares de 9. Este último consiste en una pirámide cuadrangular; y, por primera vez, los cinco pilares de 8. Este último consiste en una pirámide cuadrangular que en el centro lleva una aguja ó pilat desde la base a la cúspide.
Los castells tienen la forma piramidal por el cuidado que hay en ir disminuyendo la estatura de los que lo forman á medidad que se van acercando a la cúspide donde se coloca un niño de ocho á diez años.
Para los que no han visto este juego, diversión, arte ó lo que sea, la descripción que de él acabo de hacer apenas podrá darles una idea confusa de lo que es; pero creo bastará para inspirarles el deseo de verlo. Si este deseo llega á realizarse no dudo que les causará más que admiración asombro al ver á unos hombres rudos, sin ninguna clase de instrucción ni aprendizaje, hacer verdaderos portentos de fuerza y agilidad, no exentos de arte y gusto.
En estos pueblos los castells escitan el mismo entusiasmo que las corridas de toros en otros puntos de España: hay personas que no comen ni duermen para verlos, y que pasan el año disputando sobre lo que se ha hecho en las fiestas pasadas y lo que se hará en las próximas. Confieso que también soy uno de los que rinden tributo á esos hombres de hierro, mal alimentados casi todo el año, dando caídas espantosas y repetidas, sufriendo la presión casi continua de brazos hercúleos que parecen magullarlos, dando y recibiendo enormes porrazos, y á todo eso tan firmes, tan serenos al empezar como al concluir.
La lucha de las dos collas ha dado por resultado este año una emulación estraordinaria y un éxito inaudito en casi todo lo que se ensayó, siendo así que se han probado cosas que hantes se tenían por imposibles.
La Torredembarra y las collas de Valls han aumentado su bien adquirido renombre en las últimas fiestas, lo cual hará que el año próximo sea mucho mayor la afluencia de forasteros, apesar de que en el presente formaban una masa compacta en las calles y tenían atestadas las casas particulares y las fondas.
Como digo á V. antes, los castells han absorbido toda la fiesta, así es que no considero digno de mencionarse más que un regular castillo de fuego que se quemó en la noche del 5.
Felicito de corazón á mis paisanos por el brillo y atractivo que saben dar á sus fiestas y porque jamás en ellas se altera el órden; pero desearía que no relegaran al olvido al ball de valencians, el de pastorets, el de bastonets, y otros que eran un grande adorno de la fiesta y grato entretenimiento para los forasteros.
Celebraría mucho, amigo mío, que estas mal pergañadas líneas le decidieran á acompañarme el año próximo á la fiesta mayor de mi inolvidable pueblo natal se despide de V. etc.- J. M. y F.”

 

————

Comunicació presentada al II Congrés Internacional de Balls Parlats. Teatralitat Popular i Tradició celebrat a la Universitat Rovira i Virgili el setembre de 2014. Publicada a les actes del Congrés el 2015, d’editorial Afers:

 

Teatralitat popular i tradició - II Congrés Internacional de Balls Parlats